Browse By

El riesgo de copiar en comunicación política

A partir de agosto de este año, Argentina entrará una vez más en campaña electoral. Para ir calentando motores, se me ocurrió mostrar tres ejemplos con las mejores copias en materia de spots de campaña que se dieron en los últimos años entre los candidatos argentinos. Hay para todos los gustos y espacios políticos.

Mariano Recalde, quien fue candidato a Jefe de Gobierno Porteño por el Kirchnerismo en la elección del 2015, lanzó un emotivo spot donde varias personas (entre ellos, muchos famosos) aparecen haciendo mímica con su voz. No obstante, el portal Expediente Político reveló que la pieza era igual a una de Darius Foster, un empresario afroamericano que fue candidato en 2014 por el condado de Alabama.

SPOT RECALDE

SPOT FOSTER

En ese mismo proceso electoral sucedió una situación todavía más particular cuando, en plena batalla por ganarle el ballotage a Maurio Macri, el candidato a presidente del Frente Para la Victoria, Daniel Scioli copió un spot utilizado por el brasileño Aécio Neves, el rival de Dilma Roussef en las presidenciales de Brasil del año 2014. En la pieza titulada “Por una Argentina sin máscaras” aparece un grupo de personas con caretas del ahora presidente con una voz en off que relata historias personales de los protagonistas que se van quitando la máscara a medida que avanza el video.

Lo curioso es que, durante esa campaña brasileña, el partido de Scioli se había pronunciado abiertamente a favor de Dilma e incluso había calificado al spot de Neves como “golpista”.

SPOT DILMA

SPOT SCIOLI

Siguiendo con el proceso de 2015 y cambiando a la categoría intendente, está el curioso caso del legislador massista y precandidato a intendente de San Miguel de Tucumán, Gerónimo Vargas Aignasse, quien empezó su campaña presentando un spot “inspirado” en una pieza muy similar que había utilizado en su campaña de 2011 Ramón Mestre, jefe municipal de la ciudad de Córdoba. Cuando surgió la polémica, Vargas Aignasse se defendió diciendo que “aclaro a los foristas y lectores que contratamos a un equipo de asesores que trabajó en la campaña de Ramón Mestre, en Córdoba. El spot nos pareció muy bueno y que podía ser adaptado a Tucumán. La realización la hizo una productora tucumana. Hay que sumar e incorporar las buenas ideas y ésta me pareció muy buena, por eso la tomamos y la adaptamos casi en su formato original”. “Lo que sí quiero aclarar es que el spot de Córdoba hace hincapié en los espacios públicos, y nosotros en una ciudad segura, que son cosas distintas”, expresó el legislador. Y agregó: “yo no tengo plata como otros candidatos, como (Pablo) Yedlin o (Germán) Alfaro para hacer campañas. Y hago lo que está a mi alcance”

SPOT MESTRE:

SPOT VARGAS AIGNASSE

Más allá del debate que si está bien o mal copiar material, me quiero centrar en un detalle que no es menor: ninguno de los tres candidatos que copiaron las piezas terminó ganando la contienda electoral en su categoría y esto no tiene que ver con una maldición divina sino con algo mucho más básico de cualquier diseño de campaña: la falta de estrategia. Lo que está claro es que en estos casos el plagio fue un síntoma de la falta de rumbo estratégico. Como siempre recuerda Mario Riorda citando a Peter Drucker, hay que tratar de no copiar, sino de copiar bien.

Por último, mi amigo Jorge Gonzales Ore me apunta este ejemplo reciente de la campaña peruana donde el actual presidente Pedro Pablo Kuczynski (PPK) realizó un reframing de un recurso que utilizó el ex presidente argentino Fernando De la Rúa para inocular una característica de su personalidad que era vista a priori como negativa. En el caso argentino, De la Rúa era acusado de ser aburrido y en el caso peruano PPK el tema tenía que ver con su edad. En ambos casos, la campaña pudo convertir esa supuesta debilidad en una fortaleza que solidificó el mensaje principal de la estrategia centrado en el cambio.

SPOT DE LA RUA:

SPOT PPK